jueves, 18 de septiembre de 2014

Entrevista a Lou Baumann

"Desde chico me levanto y me acuesto pensando y soñando en lo que hago" 


Se llama Luis, pero también lo llaman Lou. Vive en San Miguel, al noroeste del conurbano bonaerense y su vida está ligada al arte, al punk y a la ética DIY: música, diseños, collages, dibujos, ferias y conciertos autogestivos. En una interesantísima y extensa charla, hablamos sobre fanzines, sus bandas Fusibles y Quemacoches, su proyecto solista, los cassettes, los vinilos, los centros culturales y muchas cosas más que vale la pena recorrer en las siguientes líneas.



ENTRE FUSIBLES Y FANZINES 

"Por el año 2000, tocaba en una banda, los demás propusieron Visión Interna y yo, Fusibles. Finalmente quedó el primero y bueno, Fusibles me quedó en el tintero y lo usé como nombre de mi proyecto paralelo. Grababa todo solo, llegué a registrar como 10 demos, con grabadores de periodista, walkman, lo que tenía, los hacía con tapa y todo", nos cuenta Lou sobre los orígenes de Fusibles.

¿Desde esa época ya dibujabas? 

Desde el ´95 que vengo haciendo fanzines. Me volqué desde el fanzine más informativo, político y de bandas a uno más de ilustración y fotos. El primero era el típico: notas a bandas, reseñas, escritos personales políticos, análisis sobre la escena. Los vendía para hacer dos, en esa época todos los fanzines salían $1, algunos $2, los más "gorditos" o de imprenta y si hacíamos una fecha y quedaba plata, imprimía 20 o 30 y los mandaba por correo a todos lados. Al principio de llamaba "Why?", después le puse "¿Por qué?" y luego cada número tenía un nombre distinto, según lo que recortaba de alguna revista de todas las que colecciono. Hasta que de una propaganda saqué "Dellamore", nombre que quedó hasta el día de hoy.

En estos tiempos de ciberinformación, me parece que ya casi no existen o hay muy pocos ¿cómo ves la salud de los fanzines? 

Yo creo que existen, hay muchos. Hubo muy poco y nada después del 2000, sobre todo porque muchos de los que participaban entre los 80`s y los 90`s se hicieron personas grandes, con sus trabajos se fueron a otro país, en la crisis muchos emigraron, muchas bandas desaparecieron. Entre 2004 y 2005 empecé a verlos de nuevo. Yo nunca dejé de hacerlos, de hecho con una amiga en la peor época, hacíamos ciclos, con proyecciones e invitábamos gente a hablar. El fanzine dejó de ser una cosa del anarko-punk y pasó a ser una herramienta de autoedición, que empezó a abrirse desde el contenido. Creo que todas las herramientas que provee el sistema hay que utilizarlas para beneficio propio. No estoy en contra de la tecnología, al contrario, hay que usarla para generar un ambiente que nos sirva. Yo apoyo la autogestión, la independencia y la autoedición, y me parece que internet sirve mucho. Todos los proyectos de discos, fechas, participaciones gráficas salen por internet. Por otro lado, trabajo con eso, estoy haciendo diseños y es una herramienta de trabajo.

¿Qué tienen los fanzines que no tienen las revistas de rock? 

Creo que las revistas están limitadas por la publicidad, hay un interés más comercial, que el fanzine no lo tiene. La finalidad del zine es más directa y humana; la de la revista "conocida", la del kiosko de diarios quiere entrar en un ámbito de consumo. No las critico, algunas son muy buenas, hablan de las escenas underground pero como algo más pequeño, siempre la tapa es para "lo conocido", veo una cosa como muy vertical. En el fanzine, vos como editor ponés lo que vos querés. Vos te vas a Escobar, a una hora de acá y en una casa están haciendo grabados, talleres, ciclos y eso no sale en la revista "X". En fanzines quizás si se hable de eso. Pasan cosas en todos lados.

LOS SELLOS: ALBORADAS EDICIONES Y POSTALES DISCOS. 

¿Llevás adelante un sello también, no? 

Si, primero trabajé con Juan, él tenía una distro que se llamaba Marathón. Empecé a ayudarlo con eso y después elegimos formar el sello Alboradas Ediciones donde empezamos a editar bandas, hacer ciclos y exposiciones. Luego, por cuestiones de salud y de ocupación me desligué un poco, tuve que parar un tiempo. Mas tarde comencé con Postales Discos, que editaba material mío y de algunas bandas como 1X1, grupo de los 80`s bastante experimental que radica en San Miguel. Desde 1999 me venía manejando con CD-R y cassette y quería editar original, en fábrica, pero necesitaba una inversión que en ese momento no la podía hacer. El sello no está desaparecido, pero está en una especie de stand by. Lo que me interesó más es participar de una coedición, que se junten 5 o 6 sellos y saquen una edición, como hicimos con Quemacoches y Fusibles. Cuando los discos se fabrican, se reparten entre los sellos participantes y además implica que se distribuya a través los mismos, más las copias que te quedan para vos cuando tocás. Entonces se da algo interesante, no pagás por una distribución. Estamos vinculados con Volante Discos de Córdoba que editan sólo en cassette, con Ediciones Incendiarias de Chile, Alboradas, Postales, Gba, el sello Cabello en Escobar de los chicos del taller de Remedios que es una de las cosas más geniales que descubrimos en estos años.

Hay un revival del cassette y del vinilo, ¿es una moda o es resistencia, una vuelta a lo romántico? 

En una época, sobre todo en EE.UU era más barato editar en esos formatos que en CD. Con los años se empezó a dar vuelta. El revival es natural porque hay un recambio generacional. Nosotros vivimos en los 90`s toda una explosión de eso, que nos marcó a nosotros y a muchas bandas también. La alternativa de resistencia tiene que ser la más barata, a nivel difusión, prensa y musical para que vos puedas expresar lo que querés. No creo que haya que adaptarse a un estudio super costoso, si podés hacer que tu banda suene bien de forma casera. La alternativa siempre es hacer lo que tenés a mano. No creo que la evolución de una banda sea la evolución sonora a nivel tecnológico, para mí siempre es musical, no importa cómo esté tomado. Los discos que más nos gustan fueron grabados con muy pocos recursos, y son clásicos que hasta hoy se escuchan. Creo que con los cassettes y vinilos hay un revival, hay romanticismo y es muy bienvenido porque acá estuvieron a punto de desaparecer, no en Europa ni en EE.UU. Estaría bueno que no desaparezcan y que vuelvan a ser accesibles. Con Fusibles editamos el split con Zat en vinilo, fabricado en EE.UU, mediante otros sellos de forma cooperativa. Es un trabajo arduo y todavía no nos llegaron entre aduanas, correos, trámites, gráficas, etc. En Europa, EE.UU, Brasil, Chile y hasta centroamérica no se dejó de escuchar vinilo, acá un poco si.

En estos días estamos viviendo la clausura de muchos centros culturales y espacios en la Ciudad. ¿Cómo es la convivencia con los dueños de los lugares para tocar para una banda que se maneja de forma autogestiva e independiente como ustedes? 

Fue y es difícil, ahora se está ablandando un poco, pero fue mucho más duro. Es toda una cadena: al no haber una inversión desde una política, sea cual sea, no hay inversión a nivel cultura, no hay un interés fuerte. Se busca lo contrario, cuanto menos cultura, más control tienen. Las bandas no dejan de existir, al contrario, hay cada vez más y al no haber lugares donde tocar, se tienen que autocrear. Los boliches y bares abrieron sus espacios pero era todo muy mercenario, tenías que pagarles por usar el lugar, mientras ellos ganaban con la barra y la entrada, tenías que llevar el sonido y pagar todo para mostrar tu arte. Eso se hizo un tiempo porque no había nada. Nosotros empezamos a separarnos de todo eso y a plantear otra cosa. Yo veo que en Capital a los lugares autogestionados que plantean lo mismo que nosotros queremos, culturalmente se los está exprimiendo cada vez más, acá por ahí hay menos lugares pero la convivencia es más equilibrada, a veces.

 ….......................................................................... 

"Vos te vas a Escobar, a una hora de acá y en una casa están haciendo grabados, talleres, ciclos y eso no sale en la revista "X". En fanzines quizás si se hable de eso. Pasan cosas en todos lados".
................................................................................. 




LOU BAUMANN SOLISTA 

"Cuando Fusibles comenzó a ser una banda, en 2006, yo grababa canciones acústicas pero nunca lo mostraba. Más tarde lo subí a bandcamp y demás. Después tuve una época de acústico, eléctrico e instrumental. Vamos a hacer una edición en Córdoba con Volante Discos que va a tener como 20 canciones, muchas son cantadas y también tengo otra preparada que va a ser instrumental. Ahora hay como una mezcla, hay de las dos cosas".

¿Qué creés que te da el formato instrumental que no te da el formato canción? 

Cuando compongo, a veces no le encuentro la vuelta para ponerle una voz pero si para que tenga otros arreglos de guitarra y quedan instrumentales. Es más intimista, de paisajes, de proyección. Hay un Ep que se llama "Dibujos" y me dicen que es muy de película, de corto, muy paisajista. Tiene que ver con eso, el lugar donde vivo, ese respiro que me tomo en mi barrio, de hecho está grabado el sonido de los pájaros en el Ep. Me gustó mucho poner sonido ambiente, este que estamos teniendo ahora también lo usaría porque es como que te hace viajar. Con la música uno viaja mentalmente a un lugar.

Escuchándote hablar, parece que sos todo lo contrario a la industria. No sólo a la de la música sino a la industria del consumo masivo, como articuladora de nuestras vidas... 

Es relativo, pero puede ser, puede haber un poco de eso. Últimamente estoy pensando en que también hay una industria en lo que uno hace, más allá que no sea de una política capitalista. Pero si, quizás no una posición de contra sino que no soy compatible ni con la globalización ni con el capitalismo ni con las políticas neoliberales. Las limitaciones que me tocó tener en la vida me llevaron a tener esas herramientas, el cassette, lo barato, lo práctico y rápido. Después políticamente tuve una atracción a ideas más libertarias, ligadas al anarquismo o al socialismo utópico, como le dicen. No digo ponerme en contra porque con Quemacoches y Fusibles fabricamos los discos en una empresa, también fabricamos en EE.UU . No somos ortodoxos, hay una convivencia. Obviamente elijo una vida más sustentable pero no hay una posición de contra. Con respecto al trabajo artístico, está alejado de la industria que haces referencia, aunque he participado en exposiciones que luego me di cuenta que estaban auspiciadas por marcas nefastas [risas].

SOBRE QUEMACOCHES 

El video de "Muertos" está buenísimo y ya superó las 7200 reproducciones. ¿Qué te provoca este tipo de cosas? 

Ese video es el resultado del trabajo desinteresado y totalmente con amor de Pablo Leone, Mara Hitters, Luciano Zazzaro y Ariel García. Fue como una sorpresa, no nos querían decir nada hasta que lo presentaron en un fecha que tocamos y no lo podía creer. Nunca pensé que iba a llegar a esta instancia en mi vida en la que iba a tener un video de verdad, tan lindo, tan bien logrado, fue un trabajo de amor puro. Hay un chico que subió el álbum entero a youtube y ya superó las 10.000 escuchas y la verdad que no lo puedo creer, un poco. Por otro lado si, porque cuando vamos a algún lado nos dicen "qué bueno que está", a todo el mundo le gusta, es loco. Quemacoches es un proyecto que Diego [Casalves, cantante] ya venía craneando, costó un montón sacar el disco [Puro Veneno] pero creo que el esfuerzo tiene su premio. Osvaldo Bayer en una charla en la que inauguraba una feria de prensa libertaria y producciones independientes en el Municomio de Grand Bourg, hizo una introducción sobre sus exilios, persecuciones y perdidas de compañeros y dijo una frase que me marcó mucho, algo así como que toda ética tenía su triunfo al final. Venimos hace muchos años trabajando en proyectos y creo que cuando tenés constancia en el trabajo, le pones pasión y ética, tiene un resultado beneficioso en algún momento. De hecho, salieron cosas copadas en la prensa y no fueron buscadas, y eso no pasa siempre.

¿Tienen una empresa que los apoya? 

Cuando nosotros sacamos el disco y convocamos a muchos sellos para que participen y apareció la marca independiente de ropa Up Rad que quería colaborar.Quieren apoyar la banda, no es una cuestión económica, les interesa mostrar lo que hacen. Pasa lo mismo con las de skate, todas están bienvenidas a que nos ayuden y nosotros a ayudar a difundirlos también. Hay muchos coeditores que son fanzines o productores de ciclos de música que aparecen con su logo apoyando pero no son empresas, son marcas independientes. No firmamos un contrato, es ayuda mutua.

Tal vez por falta de información, prejuicio, a veces porque es fácil criticar, pero se les suele pegar a aquellas bandas independientes que tienen cierta convivencia con alguna empresa. Nos ha pasado y nos pasa a veces como escuchas de crucificar a bandas que nos gustan, ¿recordás alguna? 

La verdad que crucificar, no. Pero vos como escucha de una banda que te gusta ves que le da la mano a un gobierno neoliberal y si, te baja un poco las ilusiones. Pero no tengo muchos casos, porque todas las que escucho tienen un lineamiento más ético. Me centro más en los que hacen cosas positivas, no estoy en condiciones de juzgar a nadie, tal vez diría que yo no haría tal o cual cosa.

Como el caso de Massacre, por ejemplo... 

Es una banda que me gustaba mucho, lo viejo, hasta "12 nuevas patologías" y después me dejó de gustar por una cuestión musical, se fueron a un rock de producción más comercial. Me gustaba lo más jugado y conceptual que tenían, pero escuché todos los discos y son obras geniales, aunque no me gusten tanto ahora. Creo que siguen siendo independientes, lo que pasa que están en otro nivel de consumo, más elevado, lo que sí se le puede criticar es esa especie de guiño a cierta política que no apoya a la cultura, sino todo lo contrario, la destruye. Pero es relativo, no me arriesgo a crucificarlos por participar en un recital de un gobierno de turno. Ahora, si yo lo haría o no, es otra historia. Muchos se fijan en Massacre pero en muchos recitales indies también los auspicia el gobierno o algo parecido.

¿Sos un artista punk?

No sé si me considero un artista y tampoco sé si soy punk. Aunque estoy muy ligado al arte y al punk. Puede ser un error, pero tengo la concepción de artista en quien estudió muchos años, y yo soy más autodidacta. Pero no puedo negar que lo que hago es estético, gráfico, visual, musical y entra en las ramas del arte. Vivo del arte hace muchos años, aunque no implique siempre lo económico para mí. Desde chico me levanto y me acuesto pensando y soñando en lo que hago. Que no es redituable muchas veces, si, es cierto, pero en el futuro creo que lo será, estoy seguro.

¿Qué bandas te gustan?

Muchísimas, me gusta mucho el folk, no te puedo nombrar algunos cantautores porque me olvidaría de un montón. Que estén activas y las puedas ver en vivo, de acá me gustan 451, es una de las bandas más originales que escuché, vienen de otra que se llamaba Ni Idea; La Tumba del Alca, donde tocan integrantes de Persona, ambas muy buenas; El Hombre Anormal, que fueron los primeros en hacer post-rock en la zona. Archipiélagos, que justo sacaron un Ep ahora, Zat, Tildaflipers me gustan mucho también y un montón más.

Lou, ha sido un placer hablar con vos, ¿te gustaría agregar algo más, algún mensaje que quieras dejar?

A todo aquel que pueda estar leyendo y esté interesado en iniciar un camino con respecto a algo que le guste, que no lo detenga nada, que lo importante es lo que sentís, y si tenés ganas de hacer algo, siempre se puede lograr, no necesitás que nadie te banque, hay que salir y hacerlo. Está todo al alcance de la mano para que nos expresemos. Gracias por el espacio.



...................................................................................

Contacto: artedellamore@gmail.com
Facebook: Lou Baumann 
Foto #1: Archivo personal.
Foto #2: Sofia Lino.
Foto #3: Jaime Vera.

http://fusibles.bandcamp.com/
http://loubaumann.bandcamp.com/
http://quemacoches.bandcamp.com/

....................................................................................

miércoles, 25 de junio de 2014

Ciclo Venado Edición Junio @ Club V

Fecha: Sábado 21 de junio de 2014.
Lugar: Club V, Corrientes al 5000, C.A.B.A.
Bandas: Mondo Dromo, Los Cuco, Hijo de la Tormenta y Stilte.



La música fluye. Fluye como el agua que corre entre las rocas de la montaña hasta llegar a la costa, donde el Hombre espera. Mientras, él piensa qué puede hacer con ella para transformar su belleza natural en un papel, que sólo su especie dará valor y llamará dinero. La energía de la música, fluye: a algunos los motiva a tocar un instrumento, a otros a asistir a un concierto y dejarse llevar por sus encantos; a poquísimos otros, a escribir y divagar sobre ella. El ciclo Venado parece ser ese lugar donde esos pequeños fueguitos se juntan para armar una gran fogata, donde aquel papel se quema y se desintegra, quedando sólo la esencia de la música, para volver a la tierra y fluir.

Mondo Dromo fue de la partida, presentándose nuevamente ante la audiencia luego del gig con Narcoiris hace unos días atrás. Esas canciones graves, ruteras y pesadas ya merecen ser plasmadas para no perder su frescura, esa misma que la desértica escena underground de Buenos Aires ha perdido con el correr de los tiempos. Los riesgos de quedar en el camino siempre existen y son grandes, pero los que aguantan las tormentas son los que escriben la historia y construyen los puentes. Veremos qué deparará el destino a este genuino proyecto de la casa Venado, que cuenta con buenas ideas, personalidad y un sonido que se supera en cada presentación.



Desde la ciudad de La Plata, a continuación, llegaban Los Cuco. Confieso que de manera recurrente estoy llevando la imaginación y los pensamientos al extremo, pero el noise limón del Mr. Bungle de Mike Patton y ese jueguito bizarro del Puscifer de Maynard James Kennan sobrevolaron mi cabeza durante la performance del cuarteto del sur. Con una señorita tras los tones y un sintetizador que emanaba ondas espaciales, Los Cuco fueron una gran sorpresa y no sólo se llevaron una lluvia de claps por su gran destreza y versatilidad musical, sino también todas las miradas en los movimientos histriónicos de un vocalista abrazado a una remera de Swans, quien utilizó el acotado escenario de Club V como si fuese su lugar de toda la vida. Rock inclasificable y minimalista, ahí está el encanto de esta banda. La música fluyó y ganó. Y de qué manera.
 

En algún momento me crucé con una grabación que se llamaba “Simple 5/12”, se trataba del primer registro del trío cordobés Hijo de la Tormenta. Stoner rock, por momentos con pasajes más doom, es lo que les sienta mejor a estos jóvenes artistas que demuestran su amor por los graves y la polvareda. Es interesante destacar cómo las brisas del desierto de Palms Spring se extendieron por todo el territorio argentino, llegando a lugares impensados hasta hace sólo 10 años atrás, cuando Los Natas monopolizaban la cuestión por peso propio, girando y codeándose con los principales exponentes del género. Dieron un show potente y el auditorio quedó más que satisfecho. Si te caben las violas saturadas y los climas áridos, pueden ser tu banda a seguir. En noticias relacionadas, próximamente estarán editando su primer larga duración bajo el ala de Venado Records.
.

Una de las bandas más interesantes que guarda el circuito de Buenos Aires se llama Stilte y fueron los encargados del cierre del ciclo. “La Derrota Muere con Ellos”, su último trabajo editado por Zann´s Music, es un gran agujero negro en la vía láctea, uno de esos discos atrapantes que se convertirá en tesoro cuando ya no estemos sobre este planeta. Stilte es intensidad, profundidad y emoción; cuatro pibes que devienen en un único espíritu cuando se conectan en directo, porque da la sensación que la música fluye por sus cuerpos, despojándose de todo aditivo material. El Split con Sutrah registrado bajo la supervisión del gran Billy Anderson está allí, agazapado, esperando una pronta edición que seguramente marcará un nuevo hito en sus caminos. Manuel Platino se ha convertido en un integrante fundamental, no sólo aportando vibraciones voladoras, sino también unos vientos que me recordaron a los de Morphine y Yakuza. Además, recientemente editó nuevo material de su proyecto Life , dúo industrial y opresivo en la vena de Godflesh y Scorn, que forma con Fernando Suárez de Cheating Spouses Caught On Tape, ex Páramo, entre otras bandas. Altísimo trance sonoro de los Stilte, una experiencia que si todavía no la viste, no la dejes pasar en tu próxima oportunidad.

Y así, volvemos al principio, para que todo se recicle y vuelva a circular. Música, música y más música. Las posibilidades del Hombre, creativamente hablando, parecen infinitas cuando nos topamos con semejante demostración de poder. Ojalá este submundo no se termine nunca, y si algún día dejara de existir, que sus partes se disuelvan para formar uno en otro lugar. En otra galaxia.

__________________________________

#Foto por Arlequinada y punto rojo.
__________________________________

jueves, 12 de junio de 2014

Subcultura Fanzine #4



SUBCULTURA FANZINE #4 | Junio 2014.
Free download & distro.
Tirada limitada 250 copias.
Disponible en recitales y ferias.

Podés descargarlo pinchando acá.

También podés leerlo y compartirlo desde acá:


lunes, 19 de mayo de 2014

Ciclo Venado Edición Mayo @Club V

Fecha: Sábado 17 de mayo de 2014.
Lugar: Club V, Corrientes 5008, C.A.B.A.
Bandas: Mondo Dromo, Los Llanos, Fusibles y Persona.


Tendría que hacer mucha memoria para intentar recordar un concierto de estas características en un horario matinée. Según la gente de Venado Records, fue una excepción y la grilla del ciclo hasta fin de año continuaría en su turno habitual de transoche y con Mondo Dromo como anfitrión de la velada. Con un puñado de shows encima bajo este formato, el trío Bhutan más Santiago Soto de Ruta del Desierto en batería, fue el grupo más pesado de la noche, incluso los únicos que utilizaron un micrófono para canalizar sus textos. La banda se encuentra super aceitada, entrelazando stoner rock en clave punk, letras en castellano y un sonido gordo, claro y directo. Lejos del ambient drone de su otro proyecto, Mondo Dromo aporta un poco de frescura y buenas ideas a un subgénero que muestra signos de cansancio y monotonía desde hace un buen tiempo. Según Andrés Gargiulo, voz y guitarra, planean grabar este año para editar su primer trabajo en 2015. Atentos: van a estar abriendo una de las fechas del Noiseground Fest 2014






El alma del post-rock de Slint, Mogwai, Sigur Rós y Godspeed You! Black Emperor fue quien paró las olas gigantes de graves, cuando Los Llanos emergieron en el escenario de Club V. Cuatro hombres ejecutando climas netamente instrumentales e instrospectivos bajo las luces azules de la sala, donde realmente hubo conexión con esas [des]estructuras a medio tiempo. Como consecuencia, la gente se pegó al escenario para disfrutar de un momento único, difícil de describir. Si estuviste ahí, sabés de qué estamos hablando. En este cuarteto toca el bajo Alejandro Cannuci de Satan Dealers, quien demostró que el rock también puede tomar otras formas y colores. Como tantos otros, fue la primera vez que los veíamos en directo y realmente, nos gustaron mucho. Ojalá puedan tocar más seguido.





Siguiendo la línea, llegó Fusibles desde allá lejos, San Miguel, bien al noroeste del conurbano, esta vez presentándose como quienteto. Ya sabíamos de esta banda, nos la recomendaron y luego tuvimos la chance de verla en directo en este mismo lugar hace un tiempo. Si aquella vez nos había sorprendido, ahora nos alucinó. En poco más de 20 minutos de un set donde los instrumentos fueron realmente quienes hablaron, dejaron al descubierto el talento de estos chicos comandados por Lou Baumann, también artista plástico y creador del fanzine Dellamore. Pronto van a estar lanzando un split con Zat en formato vinilo, así que vamos a estar a la espera. La sensibilidad post hardcore que se animó a cruzarse con el Radiohead más experimental. Belleza.





Eran las 10 pm y el concierto se acercaba al final. Los encargados del cierre fueron los de Ingeniero Maschwitz, más conocidos como Persona. Con el punk rock como primer amor y vieja escuela, ejecutaron rock instrumental de violas gemelas de alto vuelo emotivo, prescindiendo de los cuelgues y temas kilométricos. Desfilaron tracks de su Ep “Inconcluso” como “El Perseguidor” y “Puercoespín”, proyecciones lisérgicas mediante, de hecho, fue el único de los 4 grupos que utilizó este recurso visual. En novedades relacionadas, el cuarteto está ultimando detalles para editar este año su esperado primer disco. Cerca de 40 minutos de set fueron suficientes para demostrar el gran momento que están atravesando.

El ciclo Venado sigue apostando y privilegiando la calidad sobre la cantidad. Si bien cada vez más se están generando nuevos espacios, éste es uno de esos donde vas a poder disfrutar de bandas de alto calibre y verlas bien de cerca, cómodo, en un ambiente construido por buena gente. No sé cuántos recuerden esta fecha, pero para nosotros fue histórica y tuvimos el placer de documentarla. Gracias, una vez más.

________________________________________

Fotos: GottesdeBaires | gottesdebaires@gmail.com
________________________________________

domingo, 27 de abril de 2014

Entrevista a Proyecto Quasar


“Si tocamos para 30 personas, esa gente se tiene que ir con la cabeza prendida fuego”




Nacieron y surgieron desde las profundidades de la zona oeste del conurbano hace casi 10 años bajo el nombre de Proyecto Quasar. Usan instrumentos que no son habituales en una banda de rock como bongoes, maracas, panderetas, un kaoss pad [utilizado por artistas tan disímiles como Radiohead, Placebo y The Prodigy, entre otros], prácticamente dos baterías y además son 6 pibes que tocan y despliegan un arsenal de rabia musical tan inquieto como sincero y emotivo. Minutos antes de una presentación en directo en Detroit Club en Morón, hablamos con Emanuel Loyola [voz y guitarra] e Ignacio Ponzone [kaoss pad y teclado] sobre las ideas que quieren plasmar en su arte y la difícil pero gratificante tarea de patear el underground. Hay mucho más, sólo resta sumergirse en lo sucesivo.

Teniendo en cuenta que Morón ha sido un lugar que históricamente nunca le dio cabida al rock, ¿qué significa para la banda estar tocando en el barrio?

E: Está buenísimo, nos sentimos de local, acá vienen todos los del barrio, de Haedo, de Ramos Mejía. Estamos cerca de casa, no tengo que volver tarde de la Capital.

I: Detroit está bueno, los dueños del lugar nos tratan mucho mejor que muchas productoras que te invitan a tocar y no te dan ni una lata de birra. Ellos tienen años en esto y saben cómo es la cosa. Tienen muy buena onda y son de acá, eso es importante, no se olvidan de donde vienen.

Tienen dos discos editados hasta la fecha, Proyecto Quasar [2008] y Prosopagnosia [2011]. ¿Están trabajando en un disco nuevo?

I: Si, el primero se editó y registró en SADAIC, hicimos la movida con la UMI [Unión de músicos independientes] y se fabricaron 1000 copias. El segundo lo grabamos en el estudio Del Cielito, no está ni registrado ni editado, está en internet nada más y lo hicimos nosotros.

E: Ahora estamos trabajando en otro proyecto, que vendría a ser el tercer disco, que se va a llamar “Donde los Pájaros Temen”. Filmamos y grabamos una sesión de 8 temas en un teatro de Liniers. Hay reversiones de temas viejos y también temas nuevos. Estamos editándolo para que salga pronto.

I: El teatrito no existe más, lo armaron unos conocidos míos. Nosotros veníamos craneando esto desde hace mucho tiempo y se dio de hacerlo ahí. Lo hicimos con gente con mucha onda y que no nos pidió un mango. Se alquilaron los equipos del set de filmación y nosotros nos encargamos del audio, placa, PC y micrófonos. Va a estar bueno. Con respecto a la edición de los discos, no es que no nos importa, sino es que realmente no nos da el billete. No paramos de tocar, de hacer cosas y poner 10 lucas en un disco, para nosotros es una locura. Entonces siempre lo vamos postergando. Ahora la idea es editar el tercer disco este año, y si podemos, haremos una edición de los tres. A nosotros no nos banca nadie económicamente pero la banda está super afianzada, somos 6 amigos que venimos de pasar momentos complicados. Hubo un cambio de baterista, pero el resto estamos hace 6 años juntos, viéndonos las caras dos veces por semana en los ensayos.

Desde que los conozco, no han parado de trabajar en la banda. ¿Cuál fue el objetivo desde los comienzos? 

I: Es algo que nos tomamos muy en serio, con lo que decimos, con los temas que tocamos. Lo único que nos importa es Proyecto Quasar, que no somos sólo nosotros dos, somos los 6 tocando. Cuando hacemos una canción tiene que tener la línea y la seriedad que pretendemos, queremos que la gente nos escuche por la música, no por el video clip o por la foto o por los “me gusta” de Facebook. Trabajamos para que las canciones estén buenas, nada más.

¿Y con respecto al rumbo musical? Porque a priori uno puede notar influencias del post hardcore. 

E: Somos muy abiertos, escuchamos de todo y agarramos un poco de todo eso que nos gusta. Tratamos de darle contenido, cada tema tiene que tener alma, ser el mejor.

I: Es que en realidad no hay rumbo. Yo vengo de escuchar metal, Ema del punk, los pibes escuchan reggae, Pastoral, Meshuggah. Al principio decíamos que éramos rock progresivo experimental, qué se yo. Somos una banda de rock, que nos gustan los temas largos, con muchas partes y que en el medio haya una canción. Progresivos porque hay muchos cambios de ritmo, experimental porque tiramos ruiditos [risas].

La banda tiene casi 10 años, ¿qué lecciones han aprendido en todo este tiempo con la música? 

I: Hemos pasado muchas cosas, no me alcanzaría el tiempo para contarte. Aprendimos que si queremos tocar, invitamos a la gente que queremos, vamos y armamos la fecha. Creemos que las canciones que hacemos nos gustan y valen la pena, y muy poca gente nos dio una mano y se nos acercó con algo serio, como nuestra música. Está bien, es un capricho nuestro tocar, pero sabemos que estamos solos y vamos a morir solos. Nos hemos portado muy bien con mucha gente y eso nunca volvió. Pero está todo bien, porque estamos en nuestro viaje. No nos llenamos la boca hablando del amor, la amistad y el respeto, nosotros lo hacemos. No tenemos ni prensa ni publicidad, toda la gente que está hoy acá es porque nos conoce, no llamé a la radio para que me pasen ni para vender entradas.

Están llevando adelante un ciclo de recitales que se llama “Ciclo No Nómade”, ¿cómo surgió eso?

I: En un momento empezamos a armar fechas y dijimos “¿y si le ponemos un nombre?”. Hemos organizado varios y a veces no tocamos nosotros. Lo producimos con Mariano Raccio, que también nos ayuda en el managment de la banda. Si vos sacás fotos, hacés dibujos, si no te metés en una movida más careta, no hay cabida en esta ciudad. Por lo general exponen pibes que vienen a vernos o que nos conocen y tienen su espacio, eso está re bueno.

E: Tratamos que haya una buena calidad de bandas, exposiciones, cosas para que la gente la pase bien. Lo hacemos porque nos gusta.

I: La idea es hacerlo en donde podamos, el tema son los lugares, que te piden cosas imposibles. Además, nosotros no tenemos prensa. Para bandas de nuestro calibre, no hay cabida. Tampoco nos creemos que somos la salvación del rock, ni a palos.


____________________________________________

 “No nos llenamos la boca hablando del amor, la amistad y el respeto, nosotros lo hacemos”.
_____________________________________________



¿Piensan mantenerse de esta manera o no descartan en un futuro tener una estructura de prensa? 

I: Tenemos que hacer mil cosas antes de eso. Escuché a Litto Nebbia el otro día en la Rock and Pop que dijo “yo veo que las bandas de ahora están muy preocupados por la difusión de su material, cuando las de antes como Pescado Rabioso o Spinetta sólo se preocupaban por grabar discos y dejar música, nada más”. Ahora todo está todo enfocado en cómo te difundís, no importan las canciones que estás haciendo. A nosotros nos preocupa hacer buenas canciones, no tener 10.000 me gusta en Facebook.

¿Qué bandas van a ver? 

I: De pendejo iba a ver muchas bandas de afuera, ahora me chupó un huevo que haya venido Soundgarden y Metallica. En el Lollapalooza había 40.000 personas a las 3 de la tarde, lo estaba siguiendo por internet y decís ¿qué loco, no? Nosotros tocamos a las 9 de la noche y no vienen a vernos porque son las 9 de la noche. A nadie le dolió pagar 1 luca las entradas, y nosotros cobramos 40 pesos y te ponen “qué salada la entrada, eh”. Vamos a ver bandas amigas como Mapas y Mal Viaje, antes íbamos ver a Pez y a Humo del Cairo. A Pez lo conozco desde los 16 años, ahora tengo 30. Hay mucha influencia de ellos en la música de Proyecto Quasar.

¿Qué es lo que los mantiene juntos después de tanto tiempo?

I: La música, la pasión, no podemos dejar de tocar nuestras canciones. Hemos tenido peleas, discusiones, somos 6 en la banda, ¿entendés? Pero enchufamos los equipos y ahí está Proyecto Quasar. Nos preocupamos mucho por mantener una línea de laburo con la gente de convocamos o invitamos. Somos buenos pibes, no hay mala leche, estamos juntos hace muchos años.

E: Llegamos a conectar bien musicalmente, se fue dando todo como muy mágico. Es la formación que tenía que quedar, todos peleamos por lo mismo y hay que mantener eso.

I: Nuestro juego es creernos que somos una gran banda, pero en realidad no es un juego. Nosotros nos divertimos, en vez de ir a jugar al fútbol, nos vamos a la sala. La banda funciona y, para mi criterio, tenemos lindas canciones. Si tocamos para 30 personas, esa gente se tiene que ir con la cabeza prendida fuego. Flasheo que en 10 o 15 años vas a agarrar los primeros discos de Proyecto Quasar y vas a decir “mirá lo que hacían estos pibes” No es ni grandioso, ni es una mierda. Eso es lo que nos importa a nosotros, hacer buenas canciones y que los que nos escuchen se emocionen con ellas tanto como nosotros. Somos conscientes que nos respeta mucha gente pero no somos masivos, tampoco lo buscamos.

Cuando Proyecto Quasar no exista más, ¿qué va a decir en la lápida? 

I: Siempre soñé tener una banda y que la gente la respete por la música. ¿Se reirán porque somos una banda de culto, porque llevamos 150 personas y tocamos hace 30 años? No importa, vos poné los discos y después vemos qué te parece. Nosotros no buscamos a nadie, no posteamos en Facebook “mirame, escuchame”, lo nuestro es real. Somos una banda low-fi pero de la nueva era.

_____________________________________

Proyecto Quasar es: 
Emanuel Loyola: Voz y guitarra.
Ignacio Ponzone: Kaoss pad y teclado.
Lucas Fantini: Bajo.
Miguel Atencio: Voz y percusión.
Matias Zacarias : Percusión y accesorios.
Mariano Potichkin: Batería.
_____________________________________

#Foto 1 perteneciente al archivo de la banda.
#Foto 2 perteneciente a Hernán Krause y Rocío Oviedo.
_____________________________________

www.proyectoquasar.com.ar 
http://proyectoquasar.bandcamp.com 
_____________________________________

domingo, 13 de abril de 2014

Entrevista a Narcoiris

“Somos una banda que hace canciones” 




La sabiduría del antropólogo Carlos Castaneda depositada en el texto fundamental “Las Enseñanzas de Don Juan” habla de los 4 enemigos naturales que el ser humano debe atravesar en su corta existencia: el miedo, la claridad, el poder y la vejez. Sobre el primero de estos conceptos, el trío con bases en Avellaneda tomó impulso para lanzar recientemente su tercer registro de estudio “El Primer Enemigo del Hombre” a través del sello Venado Records. En esta oportunidad charlamos con Mariano Bertolazzi, bajista de la banda, quien nos adentró en este nuevo material, pero las palabras se fueron uniendo y tomando vuelo para llegar a temáticas como el romanticismo por los discos, el sonido de los 70`s, su proyecto paralelo y otras interesantes cuestiones que vale la pena recorrer.

“Finger [Fernando Figueiras, guitarra y voz] tenía una banda que se llamaba Killing Devotos hace como 10 años y entré a tocar ahí. Luego se fue Leo, el batero, que es el que ahora está tocando conmigo en Viaje a Ixtlán y cambiamos el nombre a Narcoiris. Pasaron un par de bateristas, hasta que conocimos a Bonzo [Sebastián Romani, batería] en 2007 aproximadamente, que tocaba la viola en Sudamerican. Él también tocó en grupos como Stonerwitch, Buffalo y Humo del Cairo”, aclara el panorama Mariano, sobre el génesis de Narcoiris.

“El Primer Enemigo del Hombre” lo grabaron en junio de 2013, ya pasaron varios meses. ¿Cómo lo ves ahora? 

Creo que en este disco está mejor reflejado lo que es Narcoiris. Los otros dos también me gustan, pero este lo siento más propio, tal vez porque compuse un poco más que en los anteriores. No es que hay dos tipos siguiendo a la persona que trae una canción, sino que hay un poco de cada uno. Siento que hay mucha más unión entre los temas, es más terrenal.

Una lástima que no hayan incluído las letras. 

Eso fue intencional, en el afán de hacer algo diferente a los anteriores que sí las traían. En este disco lo que hicimos también fue mezclar las voces un poco más arriba, para que queden bien al frente, que se entienda. Si las letras no están, no te queda otra que escucharlas en el disco.

¿Qué significado tiene para Narcoiris haber editado en formato físico? 

La única manera de terminar la obra es cuando tengo el disco en la mano. Nosotros participamos en todo el proceso de fabricación y eso lleva un montón de tiempo, obligaciones y darle para adelante. Terminamos de grabar y de mezclar, nos llevamos el mastering y ahí empezamos a laburar con el arte. Hasta que no tengo el disco en mi casa, no le doy bola. Recién cuando completamos todo, pude escucharlo bien de punta a punta. Es medio romántico, pero me parece que la posta está ahí. El arte se despliega en cuatro caras, queríamos hacer algo así, grande, triangular, está bueno. Subirlo a internet también está bárbaro porque lo escucha y descarga un montón de gente, de los anteriores tuvimos reseñas de varios lugares del mundo, pero yo creo en la edición física. Todo tiene que volver, no puede ser todo pasajero, todo virtual, todo en internet. Eso tiene que cambiar.

Editar en vinilo es casi imposible, ¿no? 

Estoy escuchando vinilos hace dos o tres años, me gusta mucho el audio que tienen y el arte bien grande, está buenísimo, aunque editar en ese formato es muy caro para nosotros. Lo bueno que tiene el vinilo es que te obliga a prestarle atención, porque a los 20 minutos tenés que levantarte a darlo vuelta para seguir escuchando. Te obliga a generar un espacio físico y dedicarle tiempo. Eso con el mp3 no pasa.

De este nuevo trabajo, el instrumental “Maten al Niño” me gustó mucho… 

Narcoiris tiene muchos temas instrumentales, podríamos armar un disco entero entre los tres que editamos. Pero a este tema lo siento super argentino, me da esa sensación. A mí me gusta mucho Piazolla, él tiene cosas muy argentas y este tema me representa eso. Más allá del stoner rock que siempre remite a lo que pasa afuera, al cuelgue y la instrumentación, yo lo siento muy de acá.

¿Escuchan otro tipo de música aparte de rock?

El que escucha más música es el Bonzo, le gusta desde Pantera hasta Patti Smith. Finger es bastante abierto también. A mí me gusta mucho Pink Floyd, Led Zeppelin, Black Sabbath y termino siempre rebotando en eso. Tengo un par de discos de Kyuss, me gusta Sungrazer, Colour Haze también. Nos cabe el sonido setentoso, Pescado Rabioso, Invisible. Cuando la cosa se pone medio metalera, todo bien, pero paso de largo.

Si bien Narcoiris está encuadrado dentro del stoner rock, con todo lo bueno y lo malo que ello implica, noté tanto en el disco como en directo, que hay un espíritu 70´s, ese sonido al cual te referís. No hay metal ni guitarras y bajos ultra saturados. ¿Coincidís? 

Los audios que venimos usando son bastante crudos, de pedales no usamos casi nada, enchufamos derecho al equipo. Finger por ahí tiene algún que otro efecto, pero es palo y a la bolsa. Nos gusta el sonido primitivo, bien de las cavernas. Por eso el sonido de Narcoiris está asociado al rock de los 70`s. Esa es la idea. 

________________________________________________

“Todo tiene que volver, no puede ser todo pasajero, todo virtual, todo en internet. Eso tiene que cambiar”.
 _________________________________________________




Me parece que hay muchas bandas, cada vez más se generan nuevos espacios, incluso los mismos grupos están organizando sus propios ciclos. La tragedia de Cromañon parece haber quedado atrás, con lo cual es sumamente positivo. Pero también hay un sonido bastante homogéneo. Dentro de este mapa, ¿dónde está parado Narcoiris y a dónde lo quieren llevar? 

Estamos tratando de abrir un camino nuevo. No salir de la movida, no corrernos, pero si un camino propio porque a veces es medio confuso, hay un montón de lugares que tienen su propia gente y queremos tratar de ver cuál es el público de Narcoiris. No dividirnos ni abrirnos, sino de encontrar ese lugar del que hablás. Este año vamos a tocar menos que los anteriores, la idea es espaciar las fechas. Calculo que entre junio y julio de este año vamos a estar presentando el nuevo material oficialmente. Creo mucho en la independencia. Lo ideal sería dedicarse a esto a tiempo completo, en vez de laburar 10 horas por día, podrías estar tocando, componiendo, grabar mejores discos, tendrías más tiempo para escuchar música, probar mas audios. La idea es la autogestión. Por ejemplo, de las ventas de “Temporal” pudimos recuperar lo que invertimos y lo pusimos en este nuevo trabajo para mejorar el sonido. Eso es lo que queremos.

¿Qué onda con Viaje a Ixtlán, tu proyecto paralelo?

Siempre hay una guitarra en casa y compongo cosas. De repente me encontré que tenía 3 temas y las quería “demear” para no perderlas. Así que hablé con Pato Claypole del Attic y le dije que quería grabar algo simple, rápido, tirar 4 micrófonos, meter las criollas y los bajos todo en un día. Así que fui y lo hice. Más adelante grabé otra tanda de temas con un poco más de producción y quedó un disco de 7 tracks. Los temas son todos míos, pero no estoy solo, sino entre amigos. Participan Leo, el batero que tocaba con nosotros en Killing Devotos, Finger y El Bonzo. Viaje a Ixtlán [NdR. Nombre que también hace referencia a otro texto de Castaneda] es la parte que no encontramos en Narcoiris, la más colgada, hay más zapada acá. El disco terminó saliendo por S.A.S Records, el sello de Sergio Ch. [Los Natas, Ararat], quien metió un par de violas también.

¿Hay alguna filosofía o mensaje que quieran reflejar en Narcoiris?

No, cosas para decir no. Finger escribe sobre cuestiones que pasan en el planeta, no hay mensajes directos. Hay una filosofía en cuanto a que su manera de pensar y ver las cosas, están reflejadas en las letras de Narcoiris. Si le prestás atención a un tema como “Revolución”, te vas a dar cuenta que es super “bolche”, está en contra de todo. La verdad no la tiene nadie, hay puntos de vista diferentes pero todo termina cruzándose en algún lugar. No podría tocar con alguien que no esté de acuerdo en lo que dice, en lo que piensa. “Infierno” también es rockero y muy melancólico, él vuelca muchas cosas que le pasan personalmente, sean positivas o negativas. Pero no hay un mensaje directo.

¿Son una banda de canciones?

Si, 100%. Dentro de todos los riffs y los pasajes largos, si te ponés a buscar, hay canciones. Tienen despliegues instrumentales grandes y estrofas cortas, pero siempre hay un formato de canción. En el disco nuevo hay varias con estribillo, siempre hacemos hincapié en eso, en qué decir, cómo decir y en cómo cantar. La música instrumental nos gusta tocarla, pero le damos más bola a esto, a las melodías. Somos una banda que hace canciones.

_________________________________________

#Foto 1 por Gimena Cuenca.
#Foto 2 pertenece al archivo de Venado Records.
_________________________________________

domingo, 23 de marzo de 2014

Entrevista a PÁRAMO

"Páramo es aislamiento y catarsis" 




"Vivo en un piso 18, así que desde la terraza veo toda la ciudad y esa es una buena vista para escuchar Páramo. Ver la ciudad de lejos y de noche está bueno. Si se pudiera escuchar mientras te sumergís en el agua, creo que sería una buena experiencia”. Entre las altas construcciones, los árboles y las brisas oscuras que vienen del río, existe un lugar alejado que deviene en melodías profundas e introspectivas, bajo el nombre de Páramo. En una extensa charla con Fernando Suarez, guitarra y voz de la banda, hablamos sobre su primer disco que se llama “Uno” [2013, vía Zann´s Music], las escenas en Buenos Aires, el straigh edge, el punk, Fugazi, entre otras yerbas. Sin duda, uno de los proyectos más interesantes del underground local.

Lo primero que me llamó la atención del grupo fueron las atmósferas, los climas, como muy viscerales y emotivos. ¿Qué influencias tienen y qué es Páramo como banda? 

Influencias hay muchas. En primera instancia, hay bandas que nos gustan mucho a los cuatro, como Lungfish, Jesu, Bardo Pond, Screaming Trees, My Bloody Valentine, Pelican. Todos escuchamos música variada y de juntar todo eso, sale lo que sale. En términos más abstractos, para mí Páramo tiene una cosa introspectiva, es el lugar alejado que está dentro de uno mismo, por eso el disco se llama “Uno”, no sólo porque sea el primero. Los primeros ensayos de Páramo fueron zapadas y lo que salía iba para ese lado, la música llevaba a ese tipo de imágenes y sensaciones. Javier y Martín [baterista y guitarrista, respectivamente] venían de tocar en una banda que se llamaba Joseph Merrick, yo venía haciendo hardcore y noise rock en Tzara y tenía ganas de bajar las revoluciones, hacer música que no fuera tan frenética, donde pudiera cantar más tranquilo.

“Uno” ya tiene poco más de un año, ¿están componiendo nuevos temas? ¿Tienen pensado grabar?

Si, la idea este 2014 es grabar. Ya tenemos 8 temas nuevos, la idea general sigue siendo la misma, pero viene un poco más abierto. Hay temas que son más cancioneros y otros más oscuros y pesados. Algunos tienen más texto y otros son directamente instrumentales. Las letras son en inglés, desde los 14 años cuando empecé a componer temas, porque es lo que más me gusta como suena y porque probablemente el 95% de la música que escucho está en inglés. Recientemente se editó un compilado en vivo de lo que fue el Zann´s fest, donde 2 de los 3 temas son nuevos. [podés escucharlos pinchando acá].  
 

¿Cómo te llevás ahora, a los 34 años, con las escenas? 

No me llevo. Siempre hubo y siempre va a haber circuitos y bandas underground. Ahora, una escena, no sé bien qué es. Si tiene que ver con un grupo de bandas que hagan música similar o ideas tipo políticas, filosóficas. Afuera es más fácil reconocerlas, porque justamente uno está por fuera de eso, por ejemplo la escena de Dischord Records. Acá hay bandas que puedo sentir una afinidad musical y estética como por ejemplo Uroboros, que no se parece a Páramo, pero nos llevamos bárbaro, entonces debería decir que están en la misma escena que nosotros. En última instancia, tiene que ver con la gente que interactúa. Si se trata de que hay que sonar de determinada manera, ya no me parece tan interesante. En Buenos Aires hay escenas hardcore, tienen sus sellos, organizan shows, se mueven, pero es difícil encontrar bandas que musicalmente no se repitan, aún si esas bandas existieran, ese mismo público no les daría bola. La idea de que haya demasiada uniformidad me da desconfianza. No me siento parte de ninguna escena. Dentro del hardcore hay una escena straight edge bastante marcada, hay cuestiones más allá de la música que comparten las bandas, sobre todo viniendo del punk, a diferencia de la movida stoner, donde sería algo estrictamente musical. No lo veo como algo malo, sino que no me interesa.

¿Qué hay de la escena straight edge? 

Es complicado. No soy SxE pero desde la primera vez que Ian Mackaye saca el tema, me parece interesante. Me gusta como idea inicial eso de no dar las cosas por sentado. En esa época, si eras punk, era como que si o si tenías que ser un borracho o estar drogado. Lo más valioso es que no es así, puedo ser punk y no necesariamente estarlo. Pero no me gusta cuando las cosas se vuelven un dogma, entonces es como que ser SxE, en vez de ser alguien que piensa por su cuenta, es alguien que sigue determinadas reglas. Entonces no me interesa. Pero si tengo que elegir entre un extremo u otro, prefiero éste que el del rockero típico.

¿Cuáles son las metas de Páramo en cuanto a pretensiones como grupo?

A mí, personalmente, me interesa tocar música. Plata no nos interesa ganar, y aún cuando eso nos importara, no la ganaríamos. Me gustaría tocar en vivo, grabar, ensayar, eso. Soy músico, no soy publicista ni estudié marketing, no sé cómo se hace para vender discos. Si hay gente que le gusta la banda, buenísimo, nos ponemos todos contentos pero probablemente si nadie nos escuchara, lo haríamos igual.

Creo que el lugar en donde uno vive, influye en todo lo que uno hace. Si tuvieses que explicárselo a alguien que esté alejado de la ciudad, ¿cómo es hacer música en Buenos Aires?

El tema de vivir en la ciudad, personalmente, me predispone de otra manera, hay una carga sensorial que hace necesario una especie de catarsis. En ese sentido, en Páramo, por un lado hay distorsión y al mismo tiempo, está eso de aislarse de la ciudad, apagar un poco todo ese caos y meterse para adentro. Pero también lo hacemos a volumen fuerte, y eso para mí es urbano. Si hubiese nacido en un lugar rural, probablemente mis gustos musicales serían diferentes. Creo que hay una relación entre vivir en la ciudad y escuchar música que tenga cierto grado de ruido, de agresión. Por eso Páramo, para mí, es aislamiento y catarsis.

___________________________________________

“Páramo tiene una cosa introspectiva, es el lugar alejado que está dentro de uno mismo”.

___________________________________________




Me gustaría que me cuentes sobre ese disco que te hizo un click y te cambió la vida, en cómo te llegó y en qué circunstancias.

Hubo varios. El primero que me acuerdo, siendo un niño, a los 7, 8 años fue “Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band” de Los Beatles, que lo tenían mis viejos. Fue mi primer acercamiento a la música, que me interesara escuchar con atención, incluso las letras y enterarme cosas de la banda. Más de grande, como a los 13, “The Real Thing” de Faith No More me abrió la cabeza. Venía de los primeros pasos de escuchar metal y hardcore, bandas como Slayer, Metallica, Black Flag y fue darme cuenta que toda la música podía coexistir, que no había una única forma de intensidad. Había leído sobre la banda en revistas de rock y metal de había en esa época, fue el primer CD que me compré.

¿Viste a Fugazi cuando vinieron a Argentina? [22 de agosto de 1997 en Super Club]. 

Si, fue impresionante. Es mi banda preferida de siempre. Sacando lo extramusical, Fugazi me pone la piel de gallina. En términos de manejar un grupo de rock, en términos éticos, si se quiere, para mi Ian Mackaye es como un modelo. Uno podría enumerar, el tema de la creatividad es una cuestión importante, que la interacción es entre seres humanos, hay varias anécdotas de ese tipo. Hablaba a la gente de igual a igual, las relaciones no son entre músico y público, somos personas. El tema de los precios bajos de las entradas, de que las ideas políticas las demostraban en las acciones más que en las palabras, esas cuestiones me parecen interesantes. Para mí es como una guía, dentro de lo que se puede trasladar a estar viviendo en Argentina, que es diferente a vivir en Washington DC.

¿Páramo es una banda punk? 

Una vez lo hablamos con los chicos y les dije, medio en joda, que para mí Páramo era punk lento. Por supuesto que me dijeron de todo [risas]. Personalmente, soy un músico punk, aún cuando el día de mañana haga un disco de jazz. Hacemos música simple, no son canciones complicadas, no tienen muchas partes, los riffs no son intrincados, así que algo punk, para mí, hay. Pero por otro lado, también es cierto que las letras no son abiertamente políticas, son más bien abstractas, con lo cual alguien podría decir que no lo somos.

¿Entre los discos de qué bandas guardarías ”Uno”? 

Lo pondría en algún lugar entre los discos de Lungfish, Jesu y Bardo Pond. Entre ellos estaría bien.

________________________________________________________

#Podés descargar de manera gratuita el disco desde http://paramobuenosaires.bandcamp.com/
#Fotos pertenecientes al archivo de la banda.
________________________________________________________

miércoles, 19 de marzo de 2014

CICLO VENADO EDICIÓN MARZO 2014@ Club V

Fecha: Sábado 15 de marzo de 2014.
Lugar: Club V, Corrientes 5008, C.A.B.A.
Bandas: Mondo Dromo, Gripe, Colvero y Narcoiris.

Marzo es el mes del retorno a la actividad. Luego de unas largas vacaciones, volvimos al ruedo en nuestro séptimo año consecutivo pateando la ciudad en busca de guaridas, música y nuevas experiencias. En tiempos donde marcas de cerveza, gaseosa y celulares actúan como imanes de bandas y público, industrializando la cultura, enlatándola como si el arte fuera sardina o atún, la gente de Venado Records sigue dando continuidad a sus ciclos mensuales en este 2014, generando un espacio autogestionado y libre de aditivos para los más inquietos, para los que no se conforman tan fácilmente.


Mondo Dromo fue el acto de apertura. Este nuevo proyecto incluye al trío Bhutan [Andrés Gargiulo en guitarra y voces, Francisco Badano en guitarra y Martín Tarifeño en bajo] más Santiago Soto de Ruta del Desierto en batería. Es prematuro y hasta en algunos casos inexacto el juicio que puede trazarse sobre música en su primera escucha, pero lo que si puedo afirmar es que esta banda no tiene nada que ver con el drone que ejecutan en Bhutan. Mucho más “accesibles” y “digeribles”, Mondo Dromo toma un sendero, al menos lindante, con el stoner rock. Pero atención con esto, porque la imagen que crea cada uno sobre tal o cual género, construye prejuicios y/o preconceptos que tienden a llevar a otro terreno lo verdaderamente importante que, en definitiva, es la música. Brant Bjork de “Jalamanta” y el primer QOTSA se aparecieron como fantasmas mientras sonaban, así como también flashes de la carretera manejando hacia las montañas de la Patagonia argentina. Rutero por momentos, espacial por otros, Mondo Dromo sería el anfitrión en cada ciclo. Veremos en los futuros directos cómo crece esta criatura.





Con la madrugada en pañales y con las ondas expansivas de Sleep, Wino y Electric Wizard rebotando en las paredes de Club V, Gripe presentó nuevos temas de su inminente próximo EP que sería editado bajo el nombre de “La Revolución Permanente”. Grabado por ellos mismos, contará con 5 nuevos tracks mezclados por Gonzalo “Pájaro” Reinoldi [Humo del Cairo, Narcoiris, Persona, entre otros]. El adelanto que colgaron en bandcamp “Bromuro de Pancuronio”, con el cual decidieron cerrar su set de casi 40 minutos, es una evidencia del sonido pesado, riffero y emotivo de la banda. A pasos lentos pero firmes, Gripe se consolida en la oscuridad para poder iluminar el camino en cualquier momento. A seguirlos de cerca y sacar sus propias conclusiones.





Si el Rosedal de Palermo fuera un gran pantano con monstruos onda “Creature from The Black Lagoon”, Colvero definitivamente sería el soundtrack de los ataques a las chicas con rollers y diseñadores de indumentaria. Formados de las cenizas de Las Cruces [Si, igual que el grupo doom de Texas], este cuarteto de la ciudad capital formado por Martín Garde [Guitarra], Mat Schverdfinger [Voz], Justino Riobo [Batería] y Emi Garcia Narbaitz [Bajo] tiene un disco editado en 2013 llamado “Ciclo II”, donde el rock oscuro, denso y pesado como el lodo, con algunos tintes sonoros característicos de los estados del sur de USA, es el que manda. 5 mazazos en 35 minutos fueron suficientes para mostrar la sorprendente potencia de Colvero en directo. Pueden descargar este material de manera gratuita desde http://colvero.bandcamp.com/





Eran casi las 3:30, cuando Narcoiris se plantó sobre el escenario de Club V. Celebrando la reciente edición de su segundo larga duración llamado “El Primer Enemigo del Hombre” vía Venado Records, el trío inició su set list con “Temporal” y “Revolución” ambos extraídos de su primer disco. Narcoiris es un grupo que logró despegar del resto de los de su especie gracias al arsenal de canciones [si, canciones] que remiten al rock de los 70`s, cuando al blues narcótico de “Danzed and Confused” de Led Zeppelin todavía no lo habían convertido en stoner rock. Amén del extremo paralelismo, Narcoiris pertenece a nuestra generación y han sabido dar con las arterias correctas para darle frescura a un género que cada vez más parece hallarse en una duna donde ya no sopla el viento ni se arrastran las serpientes. Como Buenos Aires no es Palm Springs, así como tampoco fue Nueva York en los 90`s, las nuevas “Llega el Mar”, “Dinero 1970” y el instrumental “Maten al Niño” se convierten en marca registrada, dejando una impronta particular en cada una de las piezas, forjando así lentamente una identidad, una evolución natural. Sobre el final, “Infierno”, “Desierto” y “Voy a Salir” concluyeron, cerca de las 5 am, una presentación notable de Narcoiris que ha editado una gran disco y que seguramente significará un paso muy importante en el destino de la banda.
_____________________________

#Fotos por Maximiliano Posse.
_____________________________

sábado, 2 de noviembre de 2013

Entrevista a NADJA

Nadja es un dúo canadiense de ambient drone, un mundo caótico en cámara lenta, un experimento tan fascinante como retorcido que tuvo una importante repercusión a nivel underground que lo llevó a atravesar fronteras. Tuvimos la oportunidad de intercambiar unas palabras con Aidan Baker, cerebro de Nadja, quien visitará Buenos Aires el próximo 4 de diciembre junto a su compañera de viajes musicales y pasionales Leah Buckarref,  más los créditos locales Bhutan y Stilte [que juntan sus fuerzas por primera y única vez en directo] y Dronevil.





“Somos originarios de Toronto, Canadá, pero ahora vivimos en Berlín, Alemania y hemos tocado por todo el continente europeo por diferentes países. Hacer música nos inspira, es como un circuito de retroalimentación. La música inspira la música, el sonido inspira sonido”, nos comenta Aidan sobre sus orígenes y el lugar desde donde parten para convertir a Nadja en su estilo de vida.

¿Cómo están las cosas en Canadá con respecto a lugares para tocar y bandas de este tipo? 
Hay un montón de gente haciendo música interesante en Canadá, especialmente en Toronto y Montreal, y hay escenas fuertes. Pero no es tan fácil de hacer y tocar música experimental allí, sobre todo fuera de las grandes ciudades, por eso nos mudamos a Europa, donde hay más gente y un circuito subterráneo más grande.

¿Cómo fue tu primer contacto con la música? ¿Cuál es el disco que te cambió la vida?
Mis padres son músicos, así que la música siempre estuvo en nuestra casa desde que nací. Empecé a tocar el piano cuando era muy chico, y luego pasé a la flauta clásica durante muchos años. Aprendí guitarra cuando era un adolescente y empecé a tocar en bandas punks. Hay muchos discos que cambiaron mi vida, no puedo nombrar uno solo, pero bandas como Godflesh, Swans y Big Black son muy importantes para mí.

¿Cómo descubriste esto del drone? ¿En qué momento te diste cuenta que podías hacer tu propia música? 
Era consciente de los comienzos del drone como un elemento en la música clásica, pero supongo que me di cuenta de la idea del drone en el rock a través de bandas como Sonic Youth y músicos como Rhys Chatham y Glenn Branca. Yo estaba escribiendo canciones desde muy chico, pero he empezado a utilizar y explorar sonidos ambient drone en mi música desde mi adolescencia.

¿Es cierto que has escrito libros? ¿Hay alguno que te guste mucho que puedas recomendarnos? 
Sí, he escrito varios libros de poesía y estoy por editar un libro musical autobiográfico con el sello americano Handmade Birds. Tampoco puedo recomendar un único libro, ya que tengo muchos que me gustan, pero algunos de mis autores favoritos son William Vollmann, Iain Banks, JG Ballard y Angela Carter.

A pesar de que ambos proyectos son bien interesantes y minimalistas, creo que hay diferencias entre Nadja y tu viaje en solitario como Aidan Baker. ¿Cómo describirías a cada uno?
La música que hago bajo mi propio nombre y como Nadja es bastante similar, ya que se basa en sonidos ambientales y de textura. La principal diferencia es el volumen y la cantidad de ruido y la distorsión. Además, como Nadja tiene un sonido y una estética específica, tengo más libertad para experimentar con géneros y estilos como solista.

¿Cómo es el proceso de trabajo desde la composición hasta la grabación? ¿Editan en formato físico?
La mayor parte de nuestra música empieza como canciones sencillas, básicas y luego agregamos sonidos y atmósferas para llenar y completarlas. Gran parte de este proceso es de improvisación, así que nos basamos en el azar y la espontaneidad. Lanzamos nuestros discos en formato físico y digital, la mayoría de la gente escucha música digital en estos días, ya sea en su PC o un reproductor de mp3 pero todavía hay otro montón que quiere tener su edición física.

¿De qué se trata Broken Spine?
Broken Spine Productions es un sello llevado adelante por nosotros. Solamente damos a conocer nuestra propia música allí, así como algunos pequeños textos literarios. La gente puede investigar más acerca de nuestro sello en http://www.brokenspineprods.com 

¿Hasta dónde te gustaría llegar con Nadja? 
Uno de nuestros objetivos con Nadja es tocar en tantos lugares y países como podamos, hemos viajado por todo el mundo con el proyecto. Esta será nuestra primera vez en Sudamérica.

¿Cuáles son los próximos planes?
Vamos a tener un nuevo álbum a principios de 2014, una colaboración con el dúo italiano hip-hop Uochi Toki. Esto probablemente será lanzado por nuestro sello.

El 4 de diciembre van a estar tocando en Buenos Aires, ¿con qué podemos encontrarnos en un set de Nadja? 
Eso será una sorpresa…
___________________________________

http://nadja.bandcamp.com
http://brokenspineprods.bandcamp.com 
http://bhutan.bandcamp.com 
http://stilte.bandcamp.com 
http://droneevil.bandcamp.com 
____________________________________

Miércoles 4 de diciembre - 20 hs.
Zaguán Sur. Moreno 2320, CABA. 
Entradas anticipadas a $100 en:
Heaven Records - Av. Santa Fe 1126, Local 56, CABA.
Locuras de Once - Rivadavia 2734, CABA.
Twilight Records - Corrientes 753 1er piso local 55, CABA.